lunes, 31 de mayo de 2010

La utopía humanista de Vasconcelos


Por Gerardo Valencia

INTRODUCCIÓN
El intelectual y político mexicano José Vasconcelos, nacido en Oaxaca, México, el 27 de febrero de 1882, y que fungió como secretario de educación en su país de origen, era un hombre de ideales. Sus ambiciones están anotadas en memorias en las que reportó las experiencias de sus viajes. Se podría considerar el ideal conjugado de Vasconcelos, lo apuntado en su obra más leída “La Raza Cósmica” (1925); publicada entre la primera y la segunda guerra mundial, trata del surgimiento de la raza cósmica o quinta raza, que sería mezcla de las cuatro razas anteriores: roja, amarilla, negra y blanca.


La fuerte influencia que la figura de José Vasconcelos ejerció en el México moderno y su participación en momentos históricos fundamentales en la conformación de nuestra identidad nacional “despertaron pasiones y muchos lo podrán querer u odiar, pero jamás se debe ignorar”. Hombre emblemático cuya figura es inherente a la noción humanista del ejercicio del derecho a la educación y la cultura para todos. “Ser cultos para ser libres” fue su divisa.


Para Vasconcelos, la identidad latinoamericana tiene que ver con su misma misión, es decir, el reconocerse “quién es” y “para qué es”, lo conmina a que descubra su quehacer en el tiempo y espacio en que se desenvuelve o vive. Esa mezcla de raza, es para Vasconcelos el ideal a ser y a seguir para construir una humanidad mejor que la lleva a desarrollarse en la libertad.


La identidad humana que puede desarrollarse en América Latina, tiene que ver con la conjunción de razas que han formado un nuevo ideario de humanidad y que ayuda a la universalidad de lo humano.


En esta lógica, este nuevo ideario de humanidad que se va fraguando, se realiza mediante la educación. La educación es para Vasconcelos el medio por el cual la esencia del “ser humano latinoamericano” logra liberarse de lo que lo oprime y no “lo deja ser”. A diferencia de otros que han colocado a “lo europeo” como el centro de la humanidad en el orden de la civilización y la modernidad, Vasconcelos realiza un viaje al estilo de Homero hacia adentro del continente, hacia un aquí americano y profetiza que una nueva civilización y mestizaje universales, fruto de lo mejor de todas las razas y culturas de la humanidad, surgirán en pos de la humanidad.

LA UTOPÍA: NECESIDAD DEL HOMBRE


La primera fuerza o necesidad que el hombre experimenta ya desde su adolescencia, es la de encontrar un sentido a su propia vida. La voluntad de placer, de gozar de la vida, no es la fuerza fundamental del hombre, no es la que puede explicar toda la historia de la humanidad y de cada hombre en particular. Tampoco la voluntad de afirmarse y de ser alguien en la sociedad es la última y más importante tendencia del hombre.

Lo que en realidad el hombre mas necesita es encontrar un sentido a su existencia, ubicarse en el mundo del por qué y saber si todo tiene un sentido, o en cambio es sólo una promesa que nunca se realizará.

El hombre es capaz de vivir e incluso morir por sus ideales y principios, pero no puede inventar él mismo estos ideales. No podemos como nos propone Sartre, inventar nosotros el sentido de nuestra vida. Podemos discernirlo, no inventarlo. La vida del hombre no es, pues, un estado de satisfacción, sino una tensión, un conflicto, una lucha para descubrir una solución al problema fundamental.

El hombre es esencialmente esta tensión entre el tedio y el deseo. Experimentar el vacío, la perdida del sentido de la vida es lo que constituye la angustia existencial del hombre. Vasconcelos en su escrito de la Raza Cósmica, pretende mostrar la importancia de encontrar lo ideal del ser humano, como encuentro consigo mismo.

La raza cósmica, es la principal obra de carácter filosófico y antropológico, publicada en 1925, es quizás su ensayo más conocido y ocupa un lugar de privilegio, dentro de su género, en el contexto de la literatura filosófica hispanoamericana.

En La raza cósmica, Vasconcelos me parece que hace un utópico análisis del futuro de la humanidad (entendiendo que es en ella dónde se vislumbra lo verdadero latinoamericano), en la que, frente a la idea de exclusión que representa el concepto de selección natural, concede una vital importancia al argumento de síntesis que protagonizará el mestizaje. Debido a la herencia cultural que Latinoamérica tiene en este sentido, será allí donde se producirá el surgimiento de una nueva civilización, una nueva raza, la que denomina “raza cósmica”, superadora, por integración, de las diferencias interraciales. Es en esta “raza cósmica”, desde donde parte la esencia de la humanidad.

Esa raza cósmica, sobre la que ejercerá un especial patronazgo España y que ubica en una ciudad amazónica a la que bautiza con el nombre de Universópolis, tendría como objetivo esencial la extensión de la enseñanza y la cultura por todo el mundo. Sin duda, este último aspecto es una prolongación de la ‘cruzada nacional’ en favor de la educación que Vasconcelos (secretario de Educación desde 1921 hasta 1924) desarrolló en su país al culminar su responsabilidad.

Su epigrama: “Por mi raza hablará el espíritu”, es un pensamiento humanista profundo, ya que pone de manifiesto las grandes posibilidades de desarrollo que le son inmanentes a nuestra América, en tanto síntesis de muchas etnias y resultado del mestizaje. Una humanidad libre de prejuicios raciales, capaz de trascender por su universalidad y sentido ecuménico. Es una gran utopía, con sentido místico–religioso, que pone como sujeto del cambio y la salvación de la humanidad a los pueblos naturales de nuestro continente.

Una idea que pronunciada por un hombre de fe religiosa tiene un gran valor humanista. Y disculpen que la reitere: El lema de la Universidad: POR MI RAZA HABLARÁ EL ESPÍRITU, justifica la cosmovisión misticista de Vasconcelos, y el propósito y la orientación de la propia Universidad. En un discurso pronunciado ante la Confederación Nacional de Estudiantes se manifiesta su misticismo con que ve el sentido de la educación para propiciar la utópica humanidad.

Había que comenzar dando a la escuela el aliento, superior que le había mutilado el laicismo (...) Era indispensable introducir en el alma de la enseñanza el concepto de religión, que es conocimiento obligado de todo pensamiento cabal y grande (...) Usé de la vaga palabra espíritu, que en el lema significa la presencia de Dios (...) En suma, por espíritu quise indicar lo que hay en el hombre de sobrenatural y es lo único valioso por encima de todo estrecho humanismo y también, por supuesto, más allá de los problemas económicos que son irrecusables pero nunca alcanzarían a normar un criterio de vida noble y cabal.

No podemos olvidar, que aunque es una idea llena de misticismo, se opone a los falsos humanismos. Además para un consagrado religioso (como lo es Vasconcelos) el verdadero humanismo, aunque sobrenatural, está en Dios.

Las misiones culturales, que llegaron a todos los rincones de México, eran fiestas del espíritu y el resultado de esto, era la afirmación del autentico mexicano. Así Vasconcelos, trató de darle al pueblo mexicano y latinoamericano, el conocimiento de la concientización de sus orígenes culturales. Al promover y difundir la cultura en México, Vasconcelos la hace más plural, más democrática, más variada y más rica, incluso en términos propiamente filosóficos.

El deseo de Vasconcelos en sí era convertir a México en el país más importante, culturalmente hablando de América Latina, puesto que pensaba que México "Es heredero de una enorme tradición cultural". Es por eso el porqué fue un gran impulsor de la escuela rural, con maestros improvisados, tratando siempre de concientizarlos, haciendo de su profesión un verdadero apostolado logrando así, convertir las escuelas y algunas comunidades que prestaban sus casas en unas verdaderas agencias de transformación social.

Por si todo esto fuera poco, aun trata de ir más lejos en sus ambiciones como educador de las nuevas generaciones, y evocando el ejemplo que le había suscitado los antiguos misioneros españoles, durante su labor evangelizadora, creó el llamado departamento de enseñanza indígena, para la cual nombró a una serie de maestros que debían inspirarse directamente en la propia obra de aquellos misioneros, para ir difundiendo la palabra hablada y escrita entre los lugares, pueblos y campos más necesitados de ella. Era un impulso gigantesco para crear una educación rural, técnica y urbana.

La creación de redes de bibliiotecas, de misiones culturales, de escuelas, de casas del pueblo creadas para educar, como centros educativos básicos, y al mismo tiempo la educación indígena, formaba un todo asombroso, insospechado para esos tiempos. Todos estos mecanismos de educación, estaban fundamentados en su visión utópica de humanidad que él deseaba.

Tras educar rudimentariamente a los mexicanos, una vez difundida la lectura y escritura primarias, procuró fomentar lo más posible la lectura de libros, él incluso patrocinó numerosas ediciones de obras clásicas, para que fueran repartidas entre esos nuevos alumnos, y les educara en algo tan fundamental como enseñar a que las gentes que acabaron de aprender a leer, pudieran tener la inmensa satisfacción de dar salida a sus nuevos conocimientos con algo tan hermoso como podía ser el conocimiento de los textos clásicos, una especie de fuente del saber para quienes apenas sabían.

Ese mexicano que hace ver que el mexicano y el hombre latinoamericano, perdido en su legitimación de ser, anda en búsqueda de “sí mismo”. El mismo Vasconcelos trata este problema y lo relaciona con un problema filosófico, con el aparato de estado para desarrollar una pedagogía y filosofía, pensando siempre en el problema de la nación y de sus elaboraciones, estableciendo con ellos un esquema que entra más tarde en crisis.

Crisis porque al insertar el problema de la población, en particular, de su pensamiento y de su raza, que es la raza indígena y la raza española. Vasconcelos rompe con las cadenas a que estaban atados los mexicanos y latinoamericanos. Al liberarse de esas cadenas, Vasconcelos, va a afirmar que se alcanza la libertad. Esa libertad es la libertad creadora, es el modo de ser que todos los hombres poseen por el hecho de ser hombres.

Descubrir esa libertad y hacerla patente, es lo que se propuso Vasconcelos, al hacer la pregunta ¿Qué hace del hombre un hombre? Y, por ende ¿Qué hace del hombre latinoamericano? Hace que Vasconcelos ofrezca su filosofía de la raza cósmica que es una filosofía latinoamericana.

Vasconcelos propuso que cuando se diga o se pregunte ¿Qué es el hombre latinoamericano? La respuesta será que es el hombre que se busca así mismo, pues está dentro de sí mismo.

El paradigma es sólo el hombre mismo, independiente de que sea latinoamericano, griego, europeo, asiático o africano. Solamente surgirá como paralelo a la expresión y el nacionalismo. Un nacionalismo que buscará en sus pueblos lo que la nueva filosofía buscara en los individuos. Es decir un modo autentico de ser propio, porque la autenticidad está en su humanidad.

Un modo de ser que no tiene que ser semejante al de otros pueblos. No hay que renegar de la patria decía Vasconcelos, pues "Es necesario que vivamos conforme al alto interés de la raza; aún cuando éste no sea todavía el más alto interés de la humanidad".

La nueva raza comenzará a cumplir su destino a medida que se inventen los nuevos medios de combatir el color en lo que tiene de hostil para el hombre. Así Vasconcelos hablaba que "era necesario superar nuestra falta de fe, en nosotros mismos". ¿Qué nos quería decir con esto? Que nosotros no confiamos en nosotros mismos, que la falta de fe en la lectura que se hace aquí en la patria hace que nos neguemos a nosotros mismos.

Únicamente se piensa que los extranjeros son los únicos que piensan, son los que tienen cultura. Esto es una aberración, dirá Vasconcelos, porque, en México y Latinoamérica, hay mucha cultura, mucha poesía, mucha filosofía. Tanto obras de arte, como la prehispánica, como la música que es también un pensamiento filosófico. "El hombre latinoamericano tiene también derecho de hacer filosofía de construir su propio sistema de pensamiento que cuando menos lo acerque a la verdad profunda”.

Reconociendo nuestra cultura, nuestras tradiciones y aceptando nuestra raza, la intención de Vasconcelos no va a estar en vano. Su clara intención era crear una filosofía hispanoamericana, permitiéndola elevarse al rango de lo universal. Vasconcelos pone en juego el espíritu esteta y sentimental de su raza Iberoamericana, hecho de luz, de sol y de colores, de misterio y de abismo, de inquietud existencial, de honda emoción y de audaz aventura, formulando un sistema que es un poema cósmico símbolo del automatismo mecánico de átomo, y que concluye en el clamor sinfónico que simboliza el grito del espíritu en vuelo desalado al absoluto.

Así, con su propuesta, José Vasconcelos se va a convertir en el "Maestro de América", según se decía, el profeta de nuestro continente, porque Vasconcelos estaba convencido de que podía haber una mezcla de razas que se produciría en América para formar lo que él llamaría la "raza cósmica". La raza cósmica es la que será una "superación de estirpes, una raza síntesis hecha con el tesoro de todas las razas anteriores”.

Este análisis filosófico que desarrolla Vasconcelos sobre su propuesta de las razas, va a constituir el centro del análisis de la propuesta de una filosofía propia. Dado que el sujeto hispanoamericano, latinoamericano y sobre especial atención, en el mexicano, están en crisis de identidad, Vasconcelos partirá del análisis proponiendo al sujeto como un sujeto dialéctico y pensante.

En este sentido se nota que Vasconcelos trata de que se retome y se analice el aspecto de identidad y pensamiento, ya que pensar lo toma como identificar. Vasconcelos va a resolver la cuestión al ofrecer su filosofía de la raza Iberoamericana, con el lema del positivismo " Amor, Orden y Progreso".

Todo esto recae como resultado de una “Lucha-Interior-Exterior". Por encontrarle significado a esa realidad, por aprender la lucha que irrumpe como manifestación de significados no descritos, como momentos de crisis, es decir, como una falta de identidad apenas identificable que surge como una ruptura que rompe los sentidos de los sujetos, que permite continuar en esa incesante búsqueda de sí mismo. En la indagación de su yo, no con la idea de un yo-conciencia, sino con la idea de un yo como construcción del inconsciente.

En esta reconstrucción de pensamiento y fusión de razas, sin distinción de color, llevando a una "quinta raza" con América, Vasconcelos nos muestra al hombre mexicano latinoamericano, como un conjunto de fuerzas que aunque comúnmente no conscientes de ser, constituye tal hombre pensante. Vasconcelos, impulsa a valorarnos en lo pensante y agente de cambio. Es necesario redescubrirnos para entendernos en nuestra misión.

El sujeto mexicano y latinoamericano, siempre anda en busca de su ser, su identidad, aparentemente perdida, este hombre reconstruirá su pensamiento, después de que se haya concientizado, de que es importante “ser una raza de varias razas”, conllevándolo posteriormente a hacer filosofía propia. Así reconstruirá no nada más su pensamiento, sino que se sentirá orgulloso y enfatizará su constitución como sujeto que piensa y que puede realizar y aportar conocimiento nuevo comprometido en el estudio de su devenir histórico, para así poder desarrollar una mejor sociedad.

Frente a estas ideas, Vasconcelos va a representar el concepto de selección natural, donde va ser necesario y de vital importancia el argumento de síntesis que protagonizará el mestizaje. Hay que entender que Vasconcelos tuvo mucha influencia de varios autores, cuyas ideas resultaron fundamentales para su filosofía, pero no hay que entender por eso que lo realizado por Vasconcelos es una simple extrapolación de pensamientos ya dados. Por el contrario, buscará amalgamarlos, pero, a la vez, les dará su propio sello intentando llevarlos a su método filosófico.

Al proponer Vasconcelos "El advenimiento de una quinta raza" en América, que fusionara a todas las otras razas sin distinción de color, género o número, creando una nueva civilización que erigirá una ciudad: “Universópolis”. Conceptualizando acerca de nuestro destino histórico, donde sea aceptado y sea tomado en cuenta como un sujeto que aporta pensamiento y conocimiento propio y nuevo. Y lo va a expresar profundamente en el diseño del escudo de la Universidad Autónoma de México (UNAM) y en el decreto correspondiente; al mapa de América que se corta en el Río Bravo rodeando de una leyenda que dice "por mi raza hablará el espíritu". Sosteniendo el escudo se encuentra un águila y un cóndor apoyando todo en una alegoría de los volcanes y el nopal azteca.

Este lema, revelará la vocación humanística de Vasconcelos, donde su convicción con la patria y con Latinoamérica es la elaboración de una cultura que hay que rescatar y reconocerla porque está ahí, no les fue heredada. La presentación de la leyenda del escudo Universitario "Por mi raza hablará el espíritu" es la significación que despertamos de una larga noche de opresión. Y esta interpretación, es el manifiesto a una nueva independencia, una segunda independencia, donde, se va a retomar, una conciencia mexicana latinoamericana.

No como fórmula de combate contra alguien, sino más bien como la afirmación de un pensamiento mexicano latinoamericano. La base de esta ideología entre otras cosas en el Vasconcelismo, se debía a que no había una Universidad que se preocupara por los estudiantes mexicanos-hispanoamericanos, es decir la Universidad, no se ocupaba de los asuntos de México y todo el continente Americano. Si no más bien se preocupaba por asuntos europeos. De modo que la universidad en América y México se había detenido en el pensamiento Europeo con el siglo XVII y del siglo XIX.

"Para Vasconcelos, como para los Vasconcelistas, el continente de América, se presentaba como futuro y novedad: La América española es lo nuevo por excelencia, novedad no sólo de territorio, también de alma". Así lo dice Samuel Ramos, en “La Historia de la Filosofía en México”.

Sus ideas de una raza que por síntesis Universal trasciende a una esfera cósmica, es el concepto de raza que le da un rango aparte en el sentimiento y el pensamiento del nuevo mundo. Esta trascendencia como raza es para Vasconcelos una visión estética: ve en ella su esencia.

En Vasconcelos existe una necesidad de mostrar que no somos una raza derrotada. La mayoría de los historiadores presentan a nuestros pueblos conquistados como derrotados. Para Vasconcelos esto es un error, porque a la vez como pueblo conquistado creemos que sí estamos derrotados.

Nada tiene de extraño que no acabemos todavía de salir de la impresión de la derrota. Atravesamos épocas de desaliento, seguimos perdiendo no solo en soberanía geográfica, sino también en poderío normal. […] Lejos de sentirnos unidos frente al desastre, la voluntad se nos dispersa; en pequeños y vanos fines. La derrota nos ha traído la confusión de los valores y los conceptos; la diplomacia de los vencedores nos engaña después de vencerlos; el comercio nos conquista con sus pequeñas ventajas. Despojados de la antigua grandeza, nos ufanamos de un patriotismo exclusivamente nacional y ni siquiera advertimos los peligros que amenazan a nuestra raza en conjunto.

Nos negamos los unos a los otros. La derrota nos ha envilecido a tal punto, que sin darnos cuenta, servimos a los fines de la política enemiga, debatimos en detalle, de ofrecer ventajas particulares a cada uno de nuestros hermanos, mientras al otro se le sacrifica en intereses vitales. No sólo nos derrotaron en combate ideológicamente, también nos siguen venciendo.

Vasconcelos no siempre profesó su absurda tirria contra el indio. En la raza cósmica coloca la cepa indígena en la base de nuestra nacionalidad cuando dice la civilización no se improvisa ni se trunca “[…] se deriva siempre de una larga, de una secular preparación y depuración de elementos que se transmiten y se combinan desde los comienzos de la historia. Por eso resulta tan torpe hacer comenzar nuestro patriotismo con el grito de Independencia del Padre Hidalgo, o, con la conspiración de Quito, o con las hazañas de Bolívar, pues si no lo arraigamos en Cuauhtémoc, o en Atahualpa, no tendrá sostén”.

Es necesario reconocer que para Vasconcelos la independencia empieza con la misma conciencia de “raza”, pero una raza liberada sabedora de su propia identidad, luchadora de todo lo que le quita su identidad. Por eso el espíritu del mismo lema: "Por mi raza hablará el espíritu", no es solo un lema creado por el Mtro. José Vasconcelos, sino una actitud del arte, del arte mexicano de la actualidad, para contrarrestar, las influencias que vienen del norte y que no siempre son bien asimiladas.

Las eternas luchas de los desposeídos, queda plasmada en la música, la literatura y el ensayo, y uno de los varios aspectos en que se manifestó fue en la pintura mural. Igual, que los maestros rurales y las misiones culturales se inspiraban en los Franciscanos que culturizaron, así también el muralismo provenía de los frescos con que los frailes se auxiliaban para catequizar a los indios. Si el tema de aquellos había sido la historia sagrada, el muralismo revolucionario tenía que ser, simétricamente, la historia mexicana.

La eficacia "Catequista" del muralismo fue desde luego menor y más elitista que la de sus antepasados franciscanos o agustinos, pero Vasconcelos la convirtió a la ideología revolucionaria a varias generaciones de estudiantes que veían cotidianamente los frescos en sus escuelas y sentían que ser educador político o filosófico, era una forma de cumplir una misión.

No podemos negar que José Vasconcelos representa una de las más grandes inteligencias mexicanas y es considerado como el pensador de mayor genuinidad hispanoamericana. En criterio de Samuel Ramos, Vasconcelos no era un pedagogo, en el sentido estricto de la palabra, era sobre todo un filósofo y un pensador social a quien las circunstancias llevaron a tomar parte en la política y en la acción social.

Como el propio escritor diría después, “el destino llevaba a una filosofía la magna tarea de educar a un pueblo, como quiera que sea le fue reservado a Vasconcelos el honor de iniciar el movimiento que debía florecer en épocas subsecuentes, teniendo como expectativa la realización de una filosofía y pedagogía de acción social aplicada a un mismo tiempo a la elevación de la raza y la solución del importante aspecto agrario".

Vasconcelos, en la "raza cósmica" da la impresión de un mundo cósmico, pero en realidad es la idea de un futuro, donde la humanidad, su futuro, estaba en la América. Se adoptó el mismo lema del escudo que él hizo: "Por mi raza hablará el espíritu", que fue lo que muchos aprovecharan, entonces, como núcleo de la ideología de esa generación.

La interpretación "Por mi raza hablará el espíritu" es una frase, como manifiesto de una independencia, es decir, como una segunda independencia, en que muchos iban a tomar una conciencia mucho más americana y en realidad no era una fórmula de combate contra alguien, sino más de afirmación americana.

La nueva ideología de los estudiantes de ese entonces, era una razón de circunstancias. La universidad no se puede concebir como estática ante un mundo de cambios profundos. El lema de Vasconcelos era una motivación para proponer y cambiar, no la razón ideológica sino la razón de circunstancias. Hay que tener presente que Vasconcelos, Antonio caso y muchos jóvenes, se preocuparon por que la universidad se ocupara de los asuntos americanos, ya que era una universidad que se había detenido en el pensamiento del siglo XVIII y del siglo XIX.

La mayor parte de los textos que teníamos entonces no estaban escritos por gente de América sino por europeos, y eso hizo crisis hacia esa época. Su interés era que se había paralizado en el siglo XIX. Las propuestas de Vasconcelos, Caso y otros eran hacer de la Universidad una universidad donde la sociedad le exigiera una preparación de sus jóvenes para trabajar en profesiones muy diversas.

Vasconcelos planteó con toda seguridad que por medio de la educación y la cultura, los mexicanos tomarían conciencia de sus problemas internos, y los trascenderían en soluciones inmediatas, hasta la conformación de un hombre nuevo: el hombre Iberoamericano, de ahí la necesidad de promover una cultura nacional y popular con acceso a todos los mexicanos.

CONCLUSION:
La conclusión a que llega Vasconcelos es que es necesario un nuevo tipo de hombre, con una nueva forma de vivir.
La razón y la ciencia no forman los auténticos valores humanos, es la emoción la que nos hace vivir lo propiamente humano. Este filósofo, recomienda que los iberoamericanos debemos practicar esa forma de vida y dejemos de imitar al sajón racionalista que revive al universo en lo que tiene de material y biológico y nosotros los latinos e iberos, debemos expresarnos en términos de espíritu.
El factor constitutivo del iberoamericano es la libertad, porque “la vida artística supone a la libertad”, lo anterior se comprende en el sentido de que la libertad humana permite organizar lo dado y ponerlo al servicio del espíritu; hay que actuar por gusto, por entusiasmo o inspiración, y esto sólo se logra a través de la educación.

Vasconcelos pone en manos del iberoamericano su filosofía del futuro, sus recomendaciones son acerca de lo que podemos, de lo que debemos y de lo que tenemos que hacer. Su filosofía nos compromete ante un futuro no determinado, sino ante un futuro que hay que construir y potencialmente se tienen las mejores oportunidades para vivir mejor, es una utopía necesaria y posible.

La filosofía del futuro que predicó Vasconcelos la destinó para la “raza emocional” o “cósmica”, que identificó con el iberoamericano.

Nuestro filósofo mexicano se erigió en defensor de la raza ibera y el portavoz de una cultura emergente. Su filosofía se convirtió en el baluarte del hombre nuevo, del hombre iberoamericano, que superará a sus enemigos los anglosajones, por el espíritu, ya que ellos no logran alcanzar conceptos y valores universales.

La filosofía de Vasconcelos pretende ser el pensamiento perenne que se eleva sobre las vicisitudes de lo concreto, su calidad de vencido le brinda la oportunidad mientras que su vencedor queda atado por los lazos de intereses que tiene que proteger y justificar (Ibíd.: 70).

La “raza cósmica”, representa la identidad de los pueblos iberoamericanos, que son forjadores de una nueva raza, gestora del hombre nuevo y prototipo de los anhelos del género humano.

Asimismo, Vasconcelos estaba convencido de que era necesario un organismo que controlara en todo el país la acción educativa pues los municipios y los estados no estaban en capacidad de hacerlo. Se propuso fomentar la educación en todos los rincones del país, principalmente en las áreas rurales. Proponía una educación que ayudara a reconstruir la nación destruida por el movimiento armado. Una verdadera revolución que cambiara las armas por los libros.


BIBLIOGRAFIA
Ramos, S. (1993). Historia de la filosofía en México. Secretaría de Educación Pública. Colección Cien de México. México.
Vasconcelos, José (1926). La Raza Cósmica. Misión de la Raza Iberoamericana. Espasa:Calpe.México

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada